0

Kokkola, vivencia Erasmus+ a cero grados.

Sábado 5 de octubre, 4:00 de la madrugada, suena el despertador y comienza un viaje de 15 horas al país considerado la meca de la Educación. Una maleta repleta de ropa de abrigo (luego no fue para tanto aunque sí que nevó un poquito) y muchas ganas de conocer los misterios de este bello y tranquilo país nórdico.

Alfredo y yo cogimos un vuelo en Madrid que duró unas 4 horas con escala en Helsinki  y de allí partimos en un vuelo doméstico, avioneta de hélices que colmó el vaso de todos mis miedos a volar. Tras unas dos horas y media más aterrizamos en un pequeño aeropuerto en la región de Ostrobotnia. ¡¡Por fin tocamos tierra!!

Nuestro enlace en Kokkola, mi primo Juan Marcos, nos estaba esperando y nos llevó al alojamiento para que descansásemos tras un viaje de quince horas de duración. Nos lo merecíamos y teniendo en cuenta la apretada agenda que nos tenían preparada creo que dormimos poco.

El domingo comenzamos conociendo Kokkola, una localidad de unos 47.000 habitantes y es, de hecho, una de las ciudades más antiguas de Finlandia. De ello da muestra el Pedagogium (antigua escuela de gramática para chicos) que es la construcción urbana de madera profana más antigua de Finlandia. 

Su construcción data de 1696. Hoy en día alberga un museo escolar donde también se exhiben exposiciones temporales de artistas locales. Visitamos el barrio de Neristan, cerca del centro de la ciudad de Kokkola, barrio típico de pescadores que conserva muchas construcciones originales de madera y que presenta la arraigada tradición pesquera de la zona. Las más antiguas son del siglo XVII.

Visitamos una de ellas y pudimos conocer un  poco más de su gastronomía, historia y costumbres…. y nos pusimos sus cálidos calcetines de lana pura…. ¡¡Una experiencia muy “suomi” !!

Admin2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *