0

Descubrimos la singularidad gastronómica y comercial de Tropea

Las costumbres gastronómicas de Tropea se componen de una especie de ritos cotidianos proveniente en su mayoría de una gran riqueza de productos típicos que han sido elaborados con una gran gusto culinario. Se hace indispensable al pasar por su calle principal, saborear el caffé esspreso tras ser atraídos por su olor, así como es inevitable la tentación de degustar el tradicional Tartufo, delicioso y sublime helado de avellana-chocolate o pistacho en forma esférica que contiene en su interior chocolate fundido y si deseas seguir en ámbito dulce puedes continuar con unos bocados de mandorle (pastelillos de almendras).

Así mismo, en su centro histórico existen una gran variedad de restaurantes y comercios que proponen una amplia y singular cocina, de sabores intensos, puesto que utilizan mucho el picante, la guindilla o peperoncino, es frecuente observar esta planta pimentera decorando los locales. Utilizan variedades de pimientos para elaborar salsas como la nduja di spilinga (carne de cerdo condimentada), que acompaña la pasta artesanal, como las strangugghj, la fileja y los maccaruni.

Ha resultado todo una sorpresa la pinsa, la evolución de la pizza gourmet, con una mayor calidad de los ingredientes y respeto en la correcta elaboración de su masa, más digestible y elegante.

Tampoco nos olvidaremos de las cebollas dulces tropeanas, un ingrediente indispensable en la cocina calabresa, el pez espada y el uso que de la bergamota para elaborar bebidas, caramelos, jabones o perfumes.

Su comercio en torno a los productos típicos, su diseño y preparación para la venta es algo que llama atención por su originalidad.

Admin2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *