Ese  ruido que tanto daño  hizo y hace  a las personas y a la Ciencia ha sido acallado en jaraíz de La Vera durante los días 4  y 5 de abril. Todos los ponentes han comunicado su mensajes, sus verdades, sus tesis. Y lo han hecho ante el respetuoso silencio de participantes y publico. Este mensaje también ha calado entre los asistentes: hay que escuchar. Detrás de las 17  ponencias hay una historia de superación que nos aporta certezas que son un tesoro. El único ruido que se escuchó fue el ruido blanco de los aplausos, tan fecundo como el de la lluvia.

A modo de muestra he seleccionado este extracto de la ponencia número 12. Y ahora simplemente me callo y escucho.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.