Nuestro compañero Francisco Calle nos conduce en este paseo por la ciencia nacida en los laboratorios y en las aulas  de  los centros de Secundaria participantes. No es solo el inicio de la XXIII, es desde luego el embrión de las futuras carreras científicas de  un buen número de los jóvenes que estos días se acercaron a nuestra localidad para hacernos partícipes del fruto de sus investigaciones. Nos sobrevuela la incierta sombra de las hipótesis que Ramón y Cajal consideraba que  “su fin no es siempre formular una verdad, sino marcar una ruta a la investigación. Ellas son ante todo grandes despertadores de almas, pues agitan el ambiente moral (ese mar muerto de la rutina fatal a todo progreso)…”.  El valor del error y el descubrimiento para erradicar el tedio y la desidia  en la enseñanza de las ciencias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.