Artemia salina es un clásico para los biólogos y los acuariofilos. Muchos de los primeros se han iniciado  en el mundo microscópico observando los nauplios (larvas recién eclosionadas) nacidos de  huevos enquistados.  Esta particularidad, la de resistir enquistados y metabólicamente inactivos durante años, es la criptobiosis. Estos jóvenes de Zafra nos muestran cómo resucitarlos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.