Natalia, Cristina y Ana, del Colegio Santa Teresa de Badajoz, están también muy comprometidas con la salud de nuestra Biosfera, que, por supuesto,  pasa por el bienestar de estos himenópteros que protagonizan uno de los capítulos de la evolución biológica intelectualmente más atractivos  de la Ciencia: el indisoluble vínculo con las fanerógamas, las modernas plantas con flores,  que una vez cambió la faz de nuestra Tierra de una vez para siempre. Buen estudio multidisciplinar para procurarles refugio de nuestros excesos. Esperemos que, visto lo visto en las ponencias precedentes, no tengan que viajar en el espacio-tiempo para darles un nuevo planeta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.