Con la apropiada  metodología experimental,  Alba e  Idoia, de Barcelona,  estudian la capacidad que tienen las manzanas, limones y naranjas, de dejar pasar, con mayor o menor intensidad, una corriente eléctrica, estando estas frutas sometidas a una variación de su temperatura. La conclusión final explica que lo que hace variar la intensidad de la corriente es el estado de las frutas y cómo las partículas se encuentran en estas. Cuando las frutas están entre los 20 y los 0ºC, dejan pasar aproximadamente la misma intensidad; pero a partir de los -10ºC, los alimentos se solidifican, las partículas se dejan de mover y se crean capas de hielo en el interior. Esto hace que los electrones no puedan pasar y la intensidad deviene nula.  Curiosa manera de tratar  con estas frutas tan nuestras.

Gran trabajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.